domingo, 27 de septiembre de 2015

El rostro de la frustración...de un pueblo

El día 16 de septiembre el joven Rigoberto Paredes hijo, ingeniero en sistemas e illustrador gráfico, asesino a el abogado Eduardo Montes en un edificio capitalino. Eduardo Montes era el apoderado legal de Lena Gutiérrez y familia, envueltos en un escándalo de corrupción al  hacer pastillas de harina y venderlas al estado por medio de la empresa ASTROPHARMA.

Rigoberto Andrés Paredes Vélez es hijo del fallecido poeta Rigoberto Paredes y de la escritora e historiadora Anarella Vélez.

La corrupción ha llegado a limites insospechados en un país empobrecido y golpeado por malos gobiernos, en estos escandalos el que más ha indignado al pueblo es el caso del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), en donde se han robado unos siete mil millones de lempiras, algo así como 320 millones de dolares.

La señora Lena Gutiérrez es diputada en el congreso nacional, cargo que aun ostenta a pesar de tener prisión preventiva domiciliaria.

Es valido aclarar que toda persona merece ser defendido por un profesional del derecho, eso debe quedar suficientemente claro y estas personas deben ejercer su profesión con sin miedo y con total libertad. Nadie tiene derecho a quitarle al vida a otra, peor de la manera en la que el joven lo hizo. Por desgracia en nuestro país la justicia solo favorece a los poderosos, a los pudientes, a los que tiene buenas conexiones.

Es terrible tener que abordar una realidad como la que nos abruma a todos los hondureños, muerte, corrupción, injusticia, parsimonia, negligencia, nepotismo. Todo esto termino con la vida de dos personas y afecta grandemente a dos familias. No quiero decir con esto que estoy de acuerdo con este asesinato (horrible en si mismo) pero si quiero decir que entiendo a este joven, ¿cuantas veces no hemos demostrado nuestra indignación cuando no hay medicinas en el Seguro Social o en los hospitales públicos? ¿Cuantas veces no nos hemos quejado y tratado con palabras soeces a diputados, presidentes, jueces? No es por odio, es (inicialmente al menos) por la impotencia de ver que tu país no avanza, que nada cambia, y es fácil llegar a la frustración, de ahí se pueden seguir muchos caminos.

Entonces digo que estos son síntomas de que las cosas ya se están saliendo de control, y que la gota esta por caer en el vaso, tengamos cuidado si no queremos vivir aun más desgracias. No pongamos la excusa de que ya estamos acostumbrados al dolor, porque si algo puede empeorar, va a empeorar.

Fernando Betanco






Vamos anímate y deja tu marca en la guarida...Vota en la ENCUESTA de abajo.